10 trucos de cocina originales y muy fáciles para disfrutar de tus recetas

10 trucos de cocina prácticos y muy fáciles

Realiza estos sencillos trucos y así no tendrás que pedir más consejos nunca más

Con estos trucos de cocina originales y prácticos puedes tener todo bajo control y disfrutar de mejores sabores en los platos. En los fogones a veces sin saber muy bien porqué las cosas se nos tuercen, y algo que podría solucionarse en un periquete se convierte en nuestra peor batalla.

Tal vez esto nunca te ha pasado a ti, o tal vez sí como al común de los mortales y, cuando comentas alguno de estos deslices con familiares o amigos, todos ellos tenían la solución perfecta, el truco sencillo que te hacía falta saber en su momento… No te preocupes más, gracias a nuestros sencillos trucos, ya no tendrás que pedir consejos nunca más.

1. Patatas frescas: patatas

El mejor lugar para guardar las patatas es aquel donde no llegue la luz directamente, aunque tampoco el lugar no debe ser demasiado oscuro. Tanto el exceso de luz como la completa oscuridad estropean su estado.

Lo idóneo es colocarlas en sitios con luz de penumbra. Otro consejo para guardar y conservar las patatas es colocarlas lejos de las cebollas. Éstas últimas desprenden unas sustancias que perjudican el estado de las primeras y provocan que se estropeen con más facilidad.

También es recomendable sacarlas de la propia bolsa de venta, sobre todo, si es de plástico, pues al ser tubérculos, necesitan respirar. Precisamente por esto, guarda tus patatas en espacios donde haya ventilación.

2. Nata montada azucarada

Lo mejor es empezar a batir y, cuando la nata empiece a tener cuerpo, ir añadiendo poco a poco las cucharadas de azúcar a la vez que sigues batiendo. Para 200 ml de nata líquida, usa 100 g de azúcar glas. Recuerda usar recipientes e ingredientes bien fríos o no se montará.

3. Desecar hierbas: hierbas

Puedes hacerlo con salvia, menta, albahaca y orégano fresco, pero utiliza las hierbas que más te gusten. Lo único que hay que hacer es separar una a una las hojas y colocarlas en un plato distanciadas unas de otras.

Tapa el plato con papel film y caliéntalo en el microondas durante un minuto. Si no están crujientes, vuelve a calentar de 20 segundos a 20 segundos hasta que estén bien listas.

4. Lentejas más sabrosas

Lo único que tienes que hacer es triturar una patata, verduras, un cucharón de lentejas y una buena cantidad de caldo hasta que tenga una textura bien fina. Incorpora la mezcla a las lentejas mientras se cocinan y verás la diferencia.

5. Aceite para tu mayonesa: mayonesa

Es preferible usar aceite de oliva, el que sea, porque tiene más poder emulsionante que el de girasol y será más difícil que se corte. Si los aceites de oliva vírgenes te parecen fuertes de sabor, incluso el arbequina que es de los más suaves, utiliza el aceite de oliva refinado, que es muy ligero.

6. Pelar las almendras

Tan solo tenemos que introducirlas en agua hirviendo y dejarlas escaldar durante un minuto en agua hirviendo. Retira el agua y deja enfriar un poco. Vas a descubrir lo fácil que resulta pelarlas ahora tan solo dando un pellizco en el extremo de la almendra para romper la cutícula.

7. Cava y salsas: cava

Muchas de las salsas hechas con vino puedes hacerlas con cava, simplemente sustituye una cosa por la otra, y prueba el resultado; por lo general, frente al vino, el cava aporta un toque menos agresivo más suave y equilibrado, evitando el dulzor excesivo. No añadas cava a salsas de tomate.

8. Huevos cocidos

Para que no se te rompa un huevo al cocerlo, hay que ponerlo en agua hirviendo y sal. De todas formas, si se rompe, puedes añadir vinagre al agua. Lo que hace el vinagre es contraer la cáscara y así no se descascarilla el huevo. Otra de las cosas que pues hacer es pinchar un huevo fresco con un alfiler y cocerlo y así tampoco se romperá.

9. Pimientos bien pelados

Cuando te dispongas a asar pimientos, lo primero que debemos hacer es colocarlos en una sartén y cubrirlos bien de aceite y sal. Cuando ya estén listos, habrá que colocarlos en una bandeja e introducirlos en el horno precalentado a 200º C.

Cuando los pimientos ya estén dentro, baja la temperatura a 190º C y déjalos asar durante una hora, aproximadamente. Si no quieres que los pimientos se quemen, debes darles la vuelta cada 10 minutos.

Cuando se hayan asado, sácalos del horno y colócalos en otra bandeja para cubrirlos con papel film, asegurándote que no haya ninguna salida de aire. Así dejarás que se enfríen durante una hora. Gracias a este truco conseguirás que los pimientos se ahuequen y podrás quitarles la piel sin demasiada dificultad.

10. Arroz

Si quieres obtener un arroz más suelto, para hacer ensaladas por ejemplo, echa un poco de zumo de limón o unas cortezas de cáscara de limón durante la cocción, evitando así que se compacte.

11. Leche condensada casera: leche condensada

Para preparar más o menos 250 g de leche condensada, necesitas 350 gramos de leche en polvo, medio kilo de azúcar y 200 mililitros de agua. Pon en un recipiente adecuado para el fuego los tres ingredientes.

Elige una potencia baja de calor y deja que se vaya calentando poco a poco la mezcla, mientras remueves con unas varillas lentamente, pero de manera constante. Aunque los primeros minutos los ingredientes se hagan una bola, no te preocupes, es normal.

Nunca subas el fuego, el objetivo es que el azúcar y el polvo se diluyan sin que llegue a ebullición en ningún momento. Al enfriarse, espesará algo más.

Y hasta aquí estos pequeños trucos de cocina que te harán más agradable disfrutar de la preparación de tus recetas, más adelante seguiremos añadiendo más consejos prácticos y fáciles.

10 trucos de cocina prácticos y muy fáciles

10 Trucos de cocina originales
Sending
Valoración:
4.88 (8 votes)